05 Diciembre 2017

Las celebraciones de Belén marcan el inicio del Adviento

En Belén el Adviento tuvo inicio con la entrada solemne en la ciudad del Custodio de Tierra Santa y con el encendido del árbol de Navidad en la Plaza del Pesebre.

Liturgias

Loading the player...
Embed Code  

Para solicitar el vídeo en alta calidad
Copy the code below and paste it into your blog or website.
<iframe width="640" height="360" src="https://www.cmc-terrasanta.org/embed/las-celebraciones-de-belen-marcan-el-inicio-del-adviento-13906"></iframe>
Para solicitar el vídeo en alta calidad
Por favor, envíe un mail a :
info@cmc-terrasanta.org

Asunto: Solicitud de vídeo

Mensaje:
Archivo personal / promocional para la CMC / Emisión TV

http://www.cmc-terrasanta.com/es/video/liturgias-4/las-celebraciones-de-belen-marcan-el-inicio-del-adviento-13906.html

Ninguna parte de este video puede ser editado o transmitida, a menos que se llegue a un acuerdo con el Christian Media Center y siempre que todas las partes estén de acuerdo.
Las luces del tradicional árbol de Navidad en la Plaza del Pesebre, junto a la Basílica de la Natividad en Belén, se encendieron este sábado.

El gran momento fue precedido por una fiesta que reunió a una verdadera multitud.

Vincenzo Bellomo
Asociación Pro Terra Sancta
“Esta de hoy es una gran fiesta que da inicio a un tiempo muy importante. Durante el Adviento, Belén se transforma. La atención de todo el mundo, al menos en las oraciones, de hoy en adelante, se dirige a Belén. Esto para nosotros es un mensaje importante y es bello ver Belén en fiesta. A menudo el nombre de Belén evoca guerras, conflictos, problemas… Este es un momento de fiesta y nosotros lo gozamos así como es.”

La velada fue más lucida gracias a las exhibiciones de grandes nombre de la música árabe que entonaron cantos tradicionales navideños.

El Custodio de Tierra Santa, Padre Francesco Patton, dirigió a los presentes un breve saludo y bendijo el gran símbolo navideño.

Esta fiesta es solo el inicio de la preparación de la Navidad, el nacimiento de Jesús que sucede exactamente aquí en Belén y se celebra en todo el mundo.

Gloria NASSER
Cristiana de Belén
“Hace dos mil años San José y María vinieron aquí y no había sitio para ellos… Tuvieron que ir a una gruta. Yo digo al Señor: Hoy nuestro corazón es tu gruta, ven a encontrarnos porque cuando te acogemos nuestra vida cambia para mejor. Es una gracia estar en Belén, haber nacido aquí… Todos tenemos el mismo valor para Jesús, pero estar aquí junto a la gruta en este momento es una gracia.”

Maha Nader Jaraiseh
Cristiana Beit Sahour
“El clima navideño es de lo mejor para mí, no faltamos nueca y participamos en todos los eventos de Navidad, porque Jesús nació aquí donde respiramos un clima de fiesta, alegría, paz y amor. Todos sentimos amor y paz ante el nacimiento del Niño Jesús.”

Otro momento importante tuvo lugar en la mañana del sábado cuando, siguiendo la tradicion, el Custodio de Tierra Santa entró solemnemente en la ciudad de Belén.

El Padre Francesco fue recibido con afecto por los asistentes y las autoridades civiles, entre ellos el nuevo alcalde de la ciudad de Belén.

Anton Salman
Alcalde de Belén
“El recibimiento del Custodio de Tierra Santa tiene lugar con el inicio del periodo de las celebraciones de preparación a la Navidad en Belén según el calendario gregoriano, y por ello es un acontecimiento vinculado al protocolo religioso de las celebraciones navideñas.”

Antes de entrar en la Basílica de la Natividad por la puerta llamada “de la humildad”, el Padre Francesco fue acogido por las autoridades de las Iglesias Greco-ortodoxa y armenia, que custodian este Lugar Santo junto a los franciscanos.

La entrada solemne del Custodio en Belén concluyó en la Iglesia de Santa Calra, que se encuentra en el complejo de la Basílica. Ante la imagen de la patrona de la Iglesia Latina de Belén, cuya fiesta se celebra en este fecha, el Padre Francesco se detuvo un momento en oración.

P. FRANCESCO PATTON, ofm
Custodio de Tierra Santa
“Esta es la entrada en la Iglesia de Santa Catalina, que tratamos de hacer coincidir con el primer Domingo de Adviento, y es una manera de decir que todos juntos, como comunidad cristiana, estamos llamados a caminar al encuentro de Jesús a la espera del encuentro con Él. Es, por tanto, un hermoso símbolo de toda la comunidad cristiana, de la espera del Pueblo de Dios que espera el cumplimiento de la historia en el momento en el que lo encuentre.”