09 Noviembre 2017

La Casa de la Paz: una esperanza para los chicos necesitados en Tierra Santa

En el Monte de los Olivos, donde Jesús se retiró tantas veces, se encuentra la Casa de la Paz. Un nombre que es ya un programa y una esperanza para aquellos que se acercan.

Cristianos de Tierra Santa

Loading the player...
Embed Code  

Para solicitar el vídeo en alta calidad
Copy the code below and paste it into your blog or website.
<iframe width="640" height="360" src="https://www.cmc-terrasanta.org/embed/la-casa-de-la-paz-una-esperanza-para-los-chicos-necesitados-en-tierra-santa-13763"></iframe>
Para solicitar el vídeo en alta calidad
Por favor, envíe un mail a :
info@cmc-terrasanta.org

Asunto: Solicitud de vídeo

Mensaje:
Archivo personal / promocional para la CMC / Emisión TV

http://www.cmc-terrasanta.com/es/video/cristianos-de-tierra-santa-2/la-casa-de-la-paz-una-esperanza-para-los-chicos-necesitados-en-tierra-santa-13763.html

Ninguna parte de este video puede ser editado o transmitida, a menos que se llegue a un acuerdo con el Christian Media Center y siempre que todas las partes estén de acuerdo.
Con una vista increible sobre la CIudad Vieja de Jerusalén, la Casa de la Paz es una verdadera casa en la que las “Hermanas de Santa Isabel” cuidan a chicos y preadolescentes que por diversos motivos son abandonados en la pobreza, y necesitan acogida.

Aquí forman una gran familia, en la que las diferencias no representan barreras.

Sor MARGARET KOBIERSKA
Congregación de las Hermanas de Santa Isabel - Jerusalén
“Comenzamos con una casa para árabes musulmanes, pero ahora tenemos otros chicos llegados de Etiopía, Eritrea, de Rusia... Lo que hacemos es simplemente ocuparnos de ellos. Es como una casa normal, en la que viven, estudian, juegan y rezan con nosotros.”

Vivir la unidad en esta tierra tiene un sentido especial.

Sor MARGARET KOBIERSKA
Congregación de las Hermanas de Santa Isabel - Jerusalén
Aquí en Tierra Santa esta misión es especial porque este no es un lugar cualquiera. Muchos chicos de aquí viven desde pequeños situaciones difíciles. Y no es muy fácil para ellos tener una vida normal… Por ello estamos aquí para hacerles ver que la vida puede ser bonita, pacífica, y que podemos vivir unidos aunque seamos diferentes, podemos vivir en paz y amarnos unos a otros.”

Entrando en la vida cotidiana de esta clase descubrimos que aquí realmente no falta la alegría… y mucho menos el amor.

Más que ayudar, las hermanas testimonian que, junto a estos chicos, aprenden por primera vez a ser felices y a sonreír a pesar de las dificultades de la vida.

También el momento del estudio es importante. Por la mañana, los chicos van a escuelas normales y por la tarde hacen juntos los deberes. ¡Se ayudan unos a otros!

Es la hora de la plegaria… ante el Santísimo Sacramento los niños cantan, rezan. Todos los que pasan por aquí salen renovados.

ELZBIETA DREWNIAK
Voluntaria - Polonia
“Estoy aquí para ofrecer un poco de mi tiempo a los demás. Para mí, tener la oportunidad de estar con estos chicos es una experiencia nueva. Poder jugar con ellos, ayudarlos en los deberes, ayudar a las hermanas… ¡Y ver que sonríen y transmiten tanta alegría!”

Es una historia que comenzó hace cincuenta años.

Sor MARGARET KOBIERSKA
Congregación de las Hermanas de Santa Isabel - Jerusalén
“Cuando las hermanas llegaron aquí a Tierra Santa comenzaron trabajando con los peregrinos. Fundaron una casa para peregrinos, pero después de la Guerra de los Seis Días se dieron cuenta de que había muchos niños que se habían quedado sin padres y que necesitaban ayuda, y así una hermana tuvo la idea de ayudarles. De esta manera, hace 50 años, comenzó este proyecto. Recaudaron dinero, construyeron la casa… Y ahora estamos aquí, trabajando y tratando de ayudar a los chicos que lo necesitan.”

¡El resultado está ante nuestros ojos!