13 Junio 2018

Los frutos de la Tierra Prometida

La Biblia constata que son muchos los frutos que la Tierra Prometida produce en abundancia. Fr. Frederic Manns nos introduce en su simbolismo.

Arqueología, cultura y otras religiones

Loading the player...
Embed Code  

Para solicitar el vídeo en alta calidad
Copy the code below and paste it into your blog or website.
<iframe width="640" height="360" src="https://www.cmc-terrasanta.org/embed/los-frutos-de-la-tierra-prometida-15146"></iframe>
Para solicitar el vídeo en alta calidad
Por favor, envíe un mail a :
info@cmc-terrasanta.org

Asunto: Solicitud de vídeo

Mensaje:
Archivo personal / promocional para la CMC / Emisión TV

http://www.cmc-terrasanta.com/es/video/arqueologia-cultura-y-otras-religiones-8/los-frutos-de-la-tierra-prometida-15146.html

Ninguna parte de este video puede ser editado o transmitida, a menos que se llegue a un acuerdo con el Christian Media Center y siempre que todas las partes estén de acuerdo.
La Biblia constata que son muchos los frutos que la Tierra Prometida produce en abundancia, garantizando la vida: La tierra donada por Dios es rica porque “es una tierra donde hay trigo, cebada, viñedos, higueras, granados, olivos y miel.” (Dt 8,8).

Fr. FRÉDÉRIC MANNS, ofm
Studium Biblicum Franciscanum
El simbolismo del olivo es muy rico. Ante todo es un alimento, se come. Con el aceite de oliva se hace perfume. Este simbolismo del perfume se repite más veces en el cantar de los cantares. Es un signo de bendición: El Deuteronomio lo dice claramente y también Jeremías. Es también símbolo de salvación.

El aceite, fruto del olivo, es símbolo de bendición y prosperidad: Da alegría, fuerza, cura las heridas. Se refiere también a la sabiduría, al amor y a la fraternidad. Es importante, sobre todo, su uso.

Fr. FRÉDÉRIC MANNS, ofm
Studium Biblicum Franciscanum
El profeta Zacarías nos habla de dos olivos que proporcionan aceite a las siete lámparas del Templo. ¿Quiénes son estos dos olivos? El primero es el rey y el segundo es el sacerdote, que deben iluminar, llevar la luz al pueblo. El ungido por excelencia es el Mesías, al que se llama precisamente “el ungido del Señor”.

La granada, en cambio, es mencionada en la Biblia por primera vez cuando Moisés manda dos espías a la tierra de Canán. Símbolo de fertilidad y belleza, se cita muchas veces en el Cantar de los Cantares, donde el esposo es comparado a la granada.

Fr. FRÉDÉRIC MANNS, ofm
Studium Biblicum Franciscanum
El sumo sacerdote llevaba un manto azul y en la parte de abajo había 70 campanillas y en cada campanilla había una pequeña granada. Y también sobre dos columnas del templo de Salomón, los capiteles tenían forma de granada, según el primer libro de los Reyes, capítulo 7. Sabemos que en el judaísmo la granada es símbolo de honestidad. Tiene 613 granos, que corresponden exactamente a los preceptos del judaísmo.

La viña, en cambio, según la tradición rabínica, deriva de Noé, tras el diluvio. Era considerado el árbol de la vida que se encontraba en el paraíso.

Fr. FRÉDÉRIC MANNS, ofm
Studium Biblicum Franciscanum
La viña es un símbolo mesiánico. Los textos dicen que cuando llegue el Mesías habrá abundancia de vino: Basta recordar el milagro de Caná.

Todos son símbolos de una tierra, la prometida.

Fr. FRÉDÉRIC MANNS, ofm
Studium Biblicum Franciscanum
Todos los elementos son símbolo de muerte y resurrección. La oliva debe ser aplastada para obtener aceite, una piedra enorme la aplasta. La granada debe ser aplastada para liberar el jugo. La uva debe ser pisada y el higo debe ser abierto, aplastado. Antes de servir el vino o el aceite, es necesario que sean aplastados, destruidos, humillados para ser exaltados en la mesa del Rey.