14 Marzo 2017

Venecia y Jerusalén expuestas: “Siguiendo las huellas del león”

En el salón de la Curia de la Custodia se ha inaugurado una exposición, realizada junto al Museo de Arte Judío Italiano U. Nahon, sobre las riquezas de ambas ciudades. La exposición se podrá visitar hasta el 22 de abril.

Actualidad y acontecimientos

Loading the player...
Embed Code  
Para solicitar el vídeo en alta calidad
Copy the code below and paste it into your blog or website.
<iframe width="640" height="360" src="https://www.cmc-terrasanta.com/embed/venecia-y-jerusalen-expuestas-siguiendo-las-huellas-del-leon-12600"></iframe>
Para solicitar el vídeo en alta calidad
Por favor, envíe un mail a :
info@cmc-terrasanta.com

Asunto: Solicitud de vídeo

Mensaje:
Archivo personal / promocional para la CMC / Emisión TV

http://www.cmc-terrasanta.com/es/video/actualidad-y-acontecimientos-1/venecia-y-jerusalen-expuestas-siguiendo-las-huellas-del-leon-12600.html

Ninguna parte de este video puede ser editado o transmitida, a menos que se llegue a un acuerdo con el Christian Media Center y siempre que todas las partes estén de acuerdo.
“Jerusalén es la Venecia de Dios”. Los versos del poeta israelí Yehuda Amichai se hicieron realidad el jueves 9 de marzo en el convento de San Salvador, en la Ciudad Vieja. En el salón de la Curia se inauguró la exposición “Tesoros venecianos en Jerusalén: Siguiendo las huellas del león”, que nace de la colaboración entre el Terra Sancta Museum, la Biblioteca y el Archivo General de la Custodia y el Museo de Arte Judío Italiano U. Nahon.

ANDREINA CONTESSA
Conservadora del Museo de Arte Judío Italiano U. Nahon de Jerusalén
La idea nació cuando estaba preparando una gran exposición sobre Venecia para el museo Nahon de arte judío italiano, y conocía un poco por otros motivos la gran tradición y la espléndida colección que tienen los franciscanos, y me interesé por hacer algunas comparaciones en la plata, porque me parecía que podría haber cosas en común.”

SARA CIBIN
Comisaria de la Exposición
“Objetivamente los artistas y los artesanos, grandes artesanos que han producido esta plata y estos tejidos eran los mismos que trabajaban para la comunidad cristiana y la comunidad judía. No es casualidad que el hilo conductor de esta exposición sea el símbolo de Venecia, que es el león, que es también el símbolo de Jerusalén.”

Un año después del quinientos aniversario de la institución del gueto de Venecia, la exposición expone algunos objetos valiosos que van del siglo XVI al XVIII. Se trata de regalos de la República de Venecia a Jerusalén, signo del largo vínculo entre las dos ciudades, desde el punto de vista religioso, diplomático y comercial.

La exposición se desarrolla según diferentes temáticas aisladas. Se parte de los libros centrados en las dos ciudades, en los viajes, o en la relación entre judíos y cristianos. Continuamos con la plata y los tejidos, vestimentas de uso litúrgico y concluimos con una pequeña sección dedicada a las cerámicas, en parte destinadas a la farmacia, y en parte a uso cotidiano.

STEFANIA PELUSO
Arqueóloga
“Estas cerámicas son del Valle del Po veneciano, llamadas así. Son datadas entre el siglo XIV y el siglo XVI. Generalmente se encuentran trozos. En cambio estas tienen un valor realmente especial, ya que hemos sido capaces de reconstruirlas.”

P. STÉPHANE MILOVITCH, ofm
Responsable Oficina de Bienes Culturales Custodia de Tierra Santa
“Estamos muy orgullosos de poder abrir esta muestra. La exposición es Venecia en Jerusalén y la Custodia, que está presente aquí desde hace muchos siglos, tiene un patrimonio veneciano muy importante, en Jerusalén y en San Salvador especialmente. Tenemos la intención de, un día, abrir un museo. Parece que la fecha no será excesivamente lejana, y hoy esto nos permite mostrar la punta del iceberg, en tanto que vemos Venecia exhibida en San Salvador.”

“Jerusalén —recordó el Custodio Francesco Patton durante la inauguración— es una ciudad universal, que se abre al mundo, pero al mismo tiempo custodia la vida”. La exposición, que permanecerá abierta al público hasta el 22 de abril y que se puede visitar de manera gratuita en el salón de la Curia Custodial, es una ocasión para construir puentes. No solo entre la comunidad cristiana y la judía, sino entre cualquiera que esté dispuesto a dejarse tocar por la belleza.