09 Enero 2018

Cristianos locales y peregrinos celebran la Epifanía en Belén

En Belén, con ocasión de la Fiesta de la Epifanía del Señor, el Custodio de Tierra Santa presidió las celebraciones en las que participaron peregrinos y cristianos locales.

Actualidad y acontecimientos

Loading the player...
Embed Code  

Para solicitar el vídeo en alta calidad
Copy the code below and paste it into your blog or website.
<iframe width="640" height="360" src="https://www.cmc-terrasanta.org/embed/cristianos-locales-y-peregrinos-celebran-la-epifania-en-belen-14171"></iframe>
Para solicitar el vídeo en alta calidad
Por favor, envíe un mail a :
info@cmc-terrasanta.org

Asunto: Solicitud de vídeo

Mensaje:
Archivo personal / promocional para la CMC / Emisión TV

http://www.cmc-terrasanta.com/es/video/actualidad-y-acontecimientos-1/cristianos-locales-y-peregrinos-celebran-la-epifania-en-belen-14171.html

Ninguna parte de este video puede ser editado o transmitida, a menos que se llegue a un acuerdo con el Christian Media Center y siempre que todas las partes estén de acuerdo.
Aquí en Belén, hace dos mil años, nació el Mesías, para que pudiera cumplirse la profecía de las Sagradas Escrituras.

Un niño que es adorado por los Reyes Magos, hombres que, guiados por una estrella, llegaron hasta aquí. Este es el episodio que la Iglesia celebra en esta fecha.

Fr. ARTEMIO VÍTORES GONZÁLEZ, ofm
Guardián Convento Franciscano Santa Catalina “ad Nativitatem”
“Epifanía significa “la llegada del Señor”, que es para todos. En Navidad el Señor se encuentra con la gente sencilla, los pastores, y hoy asistimos al encuentro del Señor con quien viene de fuera: Intelectuales y personas procedentes de todo el mundo.”

En Belén, los festejos de la Epifanía comenzaron el viernes, con la entrada solemne en la ciudad del Custodio de Tierra Santa. En la Plaza del Pesebre, el P. Francesco Patton fue acogido por las autoridades religiosas y civiles.

Después de atravesar la Puerta de la Humildad y haber rezado la oración de vísperas con el resto de franciscanos, en la Iglesia de Santa Catalina, junto a la Basílica de la Natividad, el Custodio explicó el sentido de esta fiesta. “Pongámonos en adoración del Niño Jesús, ofrezcámosle nuestra vida y pidámosle el don de la paz.”

El sábado por la mañana, fray Patton celebró la misa solemne. Estaban presentes cristianos paisanos de Jesús y peregrinos de diferentes partes del mundo.

S. E. Mons. FRANCESCO MARINI
Obispo de Nola - Italia
“Los reyes llegaron a Jesús Niño trayendo sus regalos, manifestando la convergencia de todas las iglesias, comunidades y pueblos hacia Jesús. Así, que en cada uno se encienda una luz de verdad y de alegría que haga resplandecer en nosotros el rostro del Niño Jesús, que habla de Paz, de comunión entre los pueblos, de convergencia y unidad en la diversidad que es riqueza.”

PASQUALE BENEDUCE
Diócesis de Nola - Italia
“Venimos de muy lejos, hemos traído por primera vez a nuestro hijo a Tierra Santa, por lo que se triplica nuestra emoción. Una emoción bellísima también para nosotros que hacemos el belén viviente, representamos el nacimiento del Niño cada año desde hace mucho tiempo. Por ello es una emoción fortísima traer a mi familia aquí.”

ANTONIETTA DI SIMONE
Diócesis de Nola - Italia
“Era el sueño de mi vida, porque desde hace 37 años mi familia organiza el belén viviente en la noche del 24 de diciembre. Por ello, estar aquí en Belén con mi marido, con mi hijo, mi madre y mi familia es un sueño que se hace realidad.”

La celebración culminó con el rezo de las segundas vísperas el sábado por la tarde. En la gruta de la Natividad se encontraban representados los reyes magos, Gaspar, Melchor y Baltasar que, como hace dos mil años, se arrodillaron y ofrecieron oro, incienso y mirra al Niño Jesús.

Partiendo de la Gruta del Pesebre, el Custodio llevó en procesión, por el claustro de Santa Catalina, la imagen del Niño Jesús sentado en el trono, colocación tradicional de Tierra Santa. La imagen es emblemática de la manera en la que Jesús fue reconocido por los Reyes Magos: “El Rey que habrá de apacentar al pueblo de Dios.”